El Museo Británico

British Museum

Uno de los museos que más visitas anuales y más fama tiene es el magnífico Museo Británico, sólo detrás del Museo del Louvre y del Metropolitan de Nueva York. Además de ser uno de los museos más antiguos que contiene en su interior las antigüedades más valiosas y famosas de los libros de historia.

Constituido a mediados del siglo XVIII, el Museo Británico fue idea del gran coleccionista Hans Sloane, quien poseía en su haber más de 40.000 libros y otras tantas antigüedades traídas de Roma, Grecia, Egipto y Oriente Medio. Como se necesitaba un lugar seguro, vigilado y amplio, se decidió que el lugar ideal era la mansión Casa Montagu, pero enseguida se quedó pequeña y tuvieron que cambiar la ubicación. Y en 1857 se acabó el edificio que hoy podemos contemplar y que alberga magníficas joyas de la Antigüedad.

Para que no hubiera tanto problema de espacio, se decidió que había que dividir las colecciones, por lo que los libros pasaron a la Biblioteca Británica y los objetos naturales al Museo de Historia Natural.

Desgraciadamente, la mayor parte de las obras que están incluidas en el Museo Británico, unos 7 millones más o menos, provienen de los expolios y saqueos que se efectuaron en los restos de las grandes civilizaciones.

Colecciones

Dentro de sus paredes se exponen mármoles del Partenón, la más que famosa Piedra Rosetta, una gran colección de momias egipcias, el sarcófago de la sacerdotisa Henutmehyt, el Discóbolo de Mirón, mayor colección de porcelana China de Europa, el Obelisco de Nectanebo II y sin fin de piezas más. Eso en cuanto a antigüedades arqueológicas, el arte pictórico tiene también una gran relevancia, magníficas obras de Rembrandt, Rubens, Botticelli, Miguel Ángel, Rafael, Goya y una colección de Durero. Además, el Museo Británico tiene una de las mayores colecciones de libros del mundo dentro de la British Library con obras de Oscar Wilde, Karl Marx, Mohandas Gandhi, George Bernard Shaw, Vladimir Lenin o H. G. Wells.

Desgraciadamente, el Museo se queda pequeño y sólo está expuesto al público una ínfima parte de la totalidad de las obras que posee.

Departamentos

El Museo cuenta con su propia sala de investigación y conservación y con varios departamentos especializados, entre ellos el departamento de numismática que cubre todas las épocas y que cuenta con monedas griegas, romanas…y con la colección privada del rey Jorge IV; el departamento de etnografía, en el que se custodian un gran número de objetos de pueblos indígenas; el departamento de antigüedades orientales, el de grabados y dibujos, el departamento de antigüedades egipcios y asiáticas…

La entrada al Museo es totalmente gratuita y está abierta al público en general.

Si viajas a Londres, no puedes dejar de visitar el Museo. Un auténtico viaje al pasado de nuestra historia. Mientras tanto, disfrutar de las obras de arte que tenemos en www.subastasdarley.com.

La Pintura China

Lo primero que tenemos que entender es que la Pintura China es algo más. No se trata sólo de tinta y pinceladas, se trata de plasmar el estado de ánimo, de transmitir una filosofía de siglos de interpretación y se trata de que el observador aprecie hasta el último detalle que el artista ha querido plasmar.

Para que podamos entenderlo, el artista Kuo Hsi dijo: “La vista de un buen paisaje en pergamino debe hacer que el espectador comparta la experiencia del artista, hasta generar la ilusión de haber estado en el lugar.”

Denominada en chino zhongguó huá, se trata de una rama de su caligrafía y está fundamentada en cuatro tesoros: el papel de arroz, el tintero, la tinta y los pinceles.

Historia

Esta tipo de pintura apareció a lo largo del siglo III a. C. y, quizás, el tema más recurrente en las obras de esa época fueron las de paisajes, sobre todo de montañas y agua. Son obras en blanco y negro, la mayoría, y minetras que las que aparecieron poco después y se centraban más en la temática de los animales, incorporaban ya el color.

Técnicas

Como cualquier otra rama artística, la pintura china la podemos dividir dependiendo del contenido o de la técnica. En el primer caso, podemos encontrarnos con obras pictóricas de flores, pájaros, paisajes, animales o retratos. Y, atendiendo a la última, pintura con tinta china, con atención al detalle o con pincelada rápida.

Existen cinco técnicas específicas que se han ido desarrollando a lo largo de los siglos: la técnica Baimiao, que dibuja los contornos en negro; la técnica Gongbi, que es delicada y precisa; la técnica Xieyi, con un diseño completo; la técnica Shuimo, igual que la anterior pero sólo en negro y la técnica Mogu, que es como la técnica Gongbi pero sin utilizar los contornos.

Significado

La mayoría de las disciplinas artísticas chinas están siempre en comunión con los ideales de su cultura, su religión y su pensamiento tradicional. No es difícil de imaginar, por lo tanto, que todo el proceso de la pintura china tenga un vínculo directo con el acercamiento hacia lo infinito.

Dentro de la lista de innumerables artistas chinos que ha habido a lo largo de estos siglos, los más destacados en pintura china han sido, entre otros: Zhāng Zé Duān Sòng Huī Zōng, Bā Dà Shān Rén, Shitao, Qí Bái Shí o Zhāng Dà Qiān.

 En Subastas Darley tenemos una sección dedicada a la Galería del Artista en la que podréis encontrar artistas y obras de pintura china. Os recomendamos que os paséis a verla.

Las obras de arte más caras subastadas

El arte siempre ha sido muy subjetivo a la hora de ponerle precio. Hay obras cuyo valor es realmente incalculable, bien por su antigüedad, por su autor, por lo que significó en su momento o por un conjunto de todas ellas. Pero lo que es cierto también es que la mayoría de ellas han sido tasadas y vendidas a precios cada día más desorbitados.

Con el post de hoy os queremos mostrar cuales han sido las obras cuyo valor material ha sido más elevado o, por decirlo de otra manera, las obras que han alcanzado un mayor precio en una subasta.

El mayor precio

La obra que ha alcanzado el mayor precio en un subasta ha sido “Nafea faaa Ipoipo” de Paul Gauguin con la friolera cantidad de 264,86 millones. Los afortunados compradores de esta espléndida obra de arte han sido la familia real de Qatar en febrero de 2015. Ellos también adquirieron, en el año 2012, “El Grito” de Munchpor 97 millones de euros y la obra “Los jugadores de cartas” de Paul Cézanne por 191.6 millones de euros.

Desde luego, unos grandes coleccionistas los miembros de la familia real de Qatar.

El más vendido

Un nombre es el que más se repite a lo largo de la lista, Picasso. Y es que este autor es uno de los más cotizados y deseados por los coleccionistas.

Su obra más cara, hasta el momento, ha sido “El Sueño”, una obra de 1932 que se vendió al magnate Steven Cohen por la friolera de 120 millones de euros en el año 2013. Pero no es la única. “Niño con pipa” de 1905 alcanzó en 2004 el precio de 74 millones de euros, respectivamente.

Gustav Klimt es otro de los artistas que no puede faltar en esta lista y es que su obra “Retrato de Adele Bloch Bauer” se vendió en el año 2006 al magnate de los cosméticos Ronald Lauder.

Van Gogh también se encuentra en esta lista por haberse vendido su obra “Los Lirios” por 53.9 millones de euros o VermeerRembrandt que cuyas obras, “Muchacha sentada al virginal” y “Retrato de una dama de 62 años” se vendieron, a compradores anónimos, por 30 y 29.5 millones de euros, respectivamente.

En Subastas Darley no sabemos si llegaremos algún día a esos precios pero de lo que sí que estamos seguros es de tener unas increibles obras de arte al alcance de cualquiera. Visítanos.

Montmartre, el barrio bohemio de Paris

Montmartre

Si hay un lugar en el mundo que recoge toda la esencia del arte bohemio este es sin duda el barrio más conocido de Paris: Montmartre.

Cuna y refugio de innumerables artistas, conocidos y no tan conocidos, Montmartre ha sabido mantenerse dentro de la decadencia de un barrio que, sobre todo, se mantiene en pie gracias al turismo.

Visita obligada para aquellos que quieren dejar una honda huella en sus recuerdos y que quieren disfrutar de la visión del trabajo de los artistas que se apostan en las calles retratando todo lo que tienen a la vista.

El Barrio

A 130 metros de altura del río Sena se alza la colina de Montmartre coronada por la Basílica del Sacré Coeur o del Sagrado Corazón que está completamente rodeada de puestos de artistas, tiendas, galerías, museos… Los más visitados con el Museo de Montmartre, L’Espace Dalí o la Casa de Erik Satie.

En el mismo barrio se encuentra también el Cementerio en el que descansan numerosos artistas que han dejado para la posteridad su diferente forma de ver la vida incluso después de haberla dejado.

Picasso, Van Gogh, Renoir, Toulouse-Lautrec, Matisse o Edgar Degas fueron algunos de los artistas más conocidos que trabajaron en el barrio y, seguramente, crearon allí alguna de sus obras más conocidas.

Recorrido

De obligada parada en tu recorrido por el Barrio es el Museo de Montmartre, un pequeño estudio anexionado a una mansión hoy utilizada como hotel.

Allí vivió el pintor Maurice Utrillo o Pierre-Auguste Renoir y recoge obras de distintos artistas.

Pero donde se puede disfrutar del arte en su estado más puro es en la Place du Tertre en la que los artistas están congregados realizando sus compras y donde puedes comprar las obras directamente a ellos.

Desde hace unos años el Barrio se ha sido declarado como distrito histórico de París.

El arte en Subastas Darley

Para los que no podéis acercaros al Montmartre a admirar el ambiente bohemio, Subastas Darley os da la oportunidad de ver tanto nuestro museo online de arte como adquirir obras de grandes artistas españoles a precios más que económicos y de la mejor manera posible, adquiriéndolos a través de subasta.

El Museo Nacional de China

El Museo Nacional de China

Es uno de los muchos ejemplos en los que la historia de una civilización puede llegar a quedar confinada en cuatro paredes y admirada por miles de personas diariamente.
Fundado en 1912, en un primer momento se le conocía como Oficina Preparatoria del Museo Nacional de Historia y no fue hasta el 2003 que se formalizó como lo conocemos ahora, ya que, por diversos motivos, sufrió el cambio de nombre y la ampliación en varias ocasiones.

Situación

Se encuentra situado en la plaza de Tiananmen en Pekín, capital de la República popular China y se compone de un edificio de cuatro pisos que está flanqueado por dos alas, ocupando, en total, más de 300 metros cuadrados.

El Museo

El Museo es un compendio de toda prácticamente toda la historia China y contiene entre sus paredes verdaderas obras de arte, muchas de ellas consideradas tesoros nacionales.

Por decirlo de alguna manera, el Museo se divide en 3 épocas perfectamente diferenciadas en distintas salas. La primera de ellas comprendería desde el 500.000 a.C. hasta el 4.000 a.C. llamada la Sociedad Primitiva, después estaría la Sociedad Esclavista, que va desde el 2.100 a.C. hasta el 475 y, por último, otra que iría hasta 1.911, llamada Sociedad Feudal. Después tendríamos una zona dedicada exclusivamente al período de la Revolución China que comprendería los últimos 150 años de la historia de China.

Sus muros albergan piezas como los restos del hombre de Beijing, obras pertenecientes a las diversas dinastías bajo cuyo mandato se escribió la historia, mortuorios, cerámicas y toda clase de antigüedades que merece la pena no perderse.

Además, está abierto todo el año y es una de las visitas obligadas, turísticamente hablando, ya que entrar en sus salas te transportará a lugares y momentos pasados que harán que veas a la sociedad actual china de otra manera.