El Museo Nacional de China

El Museo Nacional de China

Es uno de los muchos ejemplos en los que la historia de una civilización puede llegar a quedar confinada en cuatro paredes y admirada por miles de personas diariamente.
Fundado en 1912, en un primer momento se le conocía como Oficina Preparatoria del Museo Nacional de Historia y no fue hasta el 2003 que se formalizó como lo conocemos ahora, ya que, por diversos motivos, sufrió el cambio de nombre y la ampliación en varias ocasiones.

Situación

Se encuentra situado en la plaza de Tiananmen en Pekín, capital de la República popular China y se compone de un edificio de cuatro pisos que está flanqueado por dos alas, ocupando, en total, más de 300 metros cuadrados.

El Museo

El Museo es un compendio de toda prácticamente toda la historia China y contiene entre sus paredes verdaderas obras de arte, muchas de ellas consideradas tesoros nacionales.

Por decirlo de alguna manera, el Museo se divide en 3 épocas perfectamente diferenciadas en distintas salas. La primera de ellas comprendería desde el 500.000 a.C. hasta el 4.000 a.C. llamada la Sociedad Primitiva, después estaría la Sociedad Esclavista, que va desde el 2.100 a.C. hasta el 475 y, por último, otra que iría hasta 1.911, llamada Sociedad Feudal. Después tendríamos una zona dedicada exclusivamente al período de la Revolución China que comprendería los últimos 150 años de la historia de China.

Sus muros albergan piezas como los restos del hombre de Beijing, obras pertenecientes a las diversas dinastías bajo cuyo mandato se escribió la historia, mortuorios, cerámicas y toda clase de antigüedades que merece la pena no perderse.

Además, está abierto todo el año y es una de las visitas obligadas, turísticamente hablando, ya que entrar en sus salas te transportará a lugares y momentos pasados que harán que veas a la sociedad actual china de otra manera.