Gustav Klimt

Gustav Klimt

Biografía

Gustav Klimt nació en Baumgartn, Austria el 14 de julio de 1862 y fue uno de los mayores representantes del modernismo. Sus padres eran grabadores de oro y vivieron en una relativa pobreza. A la edad de 14 años, Gustav, recibió una beca en la Escuela de Artes y Oficios de Viena donde estudió decoración de interiores y pintura. En el año 1888 recibió de manos del emperador Francisco José I de Austria la Orden de Oro al Mérito y fue nombrado miembro honorario de las universidades de Viena y de Múnich. Conoció a la que sería su pareja hasta el fin de sus días, Emilie Flöge, en 1890 aunque sus relaciones amorosas estuvieron marcadas por la infidelidades. Se dice que tuvo 14 hijos. Murió en Alsergrund el 6 de febrero de 1918.

Vida artística

Fundó junto a otros artistas la conocida como Secesión Vienesa en 1897. Un grupo de artistas que quería promocionar a gente joven, exhibir sus obras en el extranjero y que además publicaban una revista con las principales obras de sus miembros.

En 1984 recibió el encargo de pintar 3 obras en el techo del aula Magna de la Universidad de Viena que fueron muy criticadas por su radicalidad, tachada por algunos contemporáneos como pornográfica. Las obras se retiraron y las SS las destruyeron en 1945.

Con la publicación, en 1899, de su obra La Verdad Desnuda, sentó la base de su obra e hizo una declaración de principios con la sentencia de Schiller: “Si no puedes agradar a todos con tus méritos y tu arte, agrada a pocos. Agradar a muchos es malo.”

En 1903 emprendió un viaje por Italia en el recorrió Florencia, Rávena y Venecia empapándose de las obras bizantinas y llegando a su madurez artística. En esa época escribió las siguientes palabras: “No existe ningún autorretrato mío. No me interesa mi propia personalidad como objeto de un cuadro, sino más bien me interesan otras personas, en especial mujeres, otras apariencias…estoy convencido de que como persona no soy especialmente interesante.”

Durante esa época también realizó paisajes con un refinado diseño ornamental.

Tras volver de su viaje de Italia. Klimt se hizo cargo de la decoración del Palacio Stoclet que llegó a convertirse en la síntesis del Art Nouveau de Centroeuropa. Pero sus obras más notables de aquella época fueron los famosísimos “El Beso” y “Retrato de Adele Bloch-Bauer I“. Asimismo, realizó varios retratos de damas de la alta sociedad. Y es que siempre estaba rodeado de compañía femenina y estuvo en más de un escándalo público.

Fama Póstuma

En 1911 recibió el primer premio en la Exposición Universal de Roma. Siete años más tarde murió tras haber superado la gripe española, un infarto y una neumonía. Dejó inacabadas numerosas obras en su taller de las que muchas fueron confiscadas en la dictadura nazi.

Su estética inconfundible y su decadencia marcaron sus obras y lo han convertido, pasados los años. En un referente de la moda y estética contemporáneas. Sus obras alcanzan cifras astronómicas en las subastas de arte e incluso se han realizado películas sobre su vida.

Según él mismo escribió: “estoy convencido de que no soy una persona especialmente interesante. No hay nada especial en mí. Soy pintor, alguien que pinta todos los días de la mañana a la noche. Figuras, paisajes; de vez en cuando, retratos. Las palabras, habladas o escritas, no me salen con facilidad, especialmente cuando tengo que decir algo sobre mí mismo o sobre mi trabajo. (…) Si alguien quiere descubrir algo en mí (…) puede contemplar atentamente mis pinturas y tratar de descubrir a través de ellas lo que soy y lo que quiero”.