9 artistas chinos

El arte chino es uno de los más antiguos de todos y hoy queremos acercároslo un poco más hablándoos de 9 artistas chinos que marcaron un antes y un después en su historia.

Shitao.

Su nombre artístico completo es Yuanji Shih T’ao aunque realmente se llamaba Ruoji Zhu. Fue un pintor y calígrafo chino nacido en 1642 en Quanzhou. Familia del fundador de la Dinastía Ming creció en el anonimato exiliado al tomar el poder la Dinastía Qing. Es uno de los artistas más importantes de China cuyo principio básico era el trazado único de pincel, lo que rompió con el estilo tradicional de su época.

Shen Zhou.

Fue el fundador de la escuela Wu. Nació en 1427 en Wuxian durante el mandato de la Dinastía Ming. Su estilo es de libre composición con gran calidad poética y escenas realmente realistas. Él y su escuela fueron los artistas más importantes del siglo XV.

Wu Daozi.

Pintor que cultivó su arte durante la Dinastía Tang, Wu Daozi está envuelto en el mito de que pintó el mural de “La Creación” para el emperador Xuanzong, hoy en día perdido. Parece ser que estaba expuesto en uno de los palacios del emperador y que contenía escenas de una montaña situada en un valle que estaba rodeado de vegetación y animales. En esa montaña existía una cueva que cuando el pintor dio una palmada con sus manos frente al emperador, la puerta se cerró dejando dentro de la cueva a Wu Daozi.

Guo Xi.

Nacido en la provincia de Henan en el año 1020, fue uno de los máximos precursores de la pintura de Song septentrional bajo el mecenazgo del emperador Huizong. Por aquella época, la pintura estaba a la altura de la poesía, por lo que a los pintores se les consideraba artistas eruditos con un gran estatus cultural. Su temática estaba basada prácticamente en el paisajismo.

Fue también profesor de la Academia Imperial de Pintura, publicó el libro Las instrucciones de un padre, sobre el paisajismo y su obra destacó por la innovadora técnica de las múltiples perspectivas.

Mi-Fei.

Comúnmente conocido por Mi Fu, nació en Taiyuan en el año 1051 durante el reinado de la Dinastía Song. Fue pintor, funcionario público y poeta. Su estilo incluía la utilización de manchas de tinta aplicadas con un pincel chato que se dio en llamar “estilo Mi Fu”.

Fue pintor de cámara, secretario de la junta de ritos y tuvo diversos cargos oficiales en distintas provincias chinas.

Especialmente, pintaba paisajes y figuras de animales y hombres. Escribió varias obras literarias, entre ellas un “Tratado de dibujo”.

Huang Gongwang.

Nació en Jiangsu en 1269, sacerdote taoísta, el más anciano de los denominados “cuatro maestros de la Dinastía Yun”. Fue uno de los grandes pintores de su época saliéndose de los convencionalismos y de la temática de moda, el paisajismo. Pintaba unos cuadros con el color púrpura y otros con la tinta china negra.

Yun Shouping.

La mayoría de la gente lo conoce con el nombre de Nantian. Fue un pintor chino nacido en Wujin en 1633 considerado uno de los seis grandes maestros de la pintura en la Dinastía Qing.

Desde muy joven y debido a las dificultades económicas de su familia se dedicó de lleno al arte pintando paisajes. Su estilo era muy expresivo y vibrante intentando plasmar el espíritu de lo que pintaba. Utilizaba colores fuertes como púrpuras y rojos e intentaba imitar el estilo de los maestros de la Dinastía Yun a los que tanto admiraba.

Fundó la Escuela de pintura Ch’ang-chou y además fue un gran calígrafo.

Wang Meng.

Nació y creció dentro del seno de la Dinastía Yuan y fue considerado uno de los cuatro grandes maestros de su época. Nació en Huzhou en el año 1308 y su nombre artístico era Xiangguang Jushi.

Su temática fue el paisajismo con pinceladas de textura densa mezclando los detalles del paisaje con el dramatismo. Le daba mucha importancia a la caligrafía sobre papel aunque, desgraciadamente, esas obras son prácticamente desconocidas.

Wang Ximeng.

No sabemos ni su fecha de nacimiento ni de defunción pero sí sabemos que la obra “Mil Li de ríos y montañas” fue pintada por él cuando tenía 18 años en 1113 y que no muchos años después falleció.

Fue estudiante en la Academia de Arte que había fundado el emperador Huizong. Su estilo era elegante y gustaba de decorarlos en demasía.

Desgraciadamente, durante muchos siglos su nombre quedó en el olvido aunque se comenzó a recuperar en el siglo XX.

 

 

Cristal de Bohemia

Historia

El origen del Cristal de Bohemia viene de la antigua Bohemia en la República Checa sobre el año 1.200 d. C. gracias a la riqueza de cuarzo y potasio que se da en la zona y que es indispensable para la producción del cristal.

Los primeros fabricantes fueron los monasterios de Praga que utilizaban la técnica de soplado con una caña ya que era fácil de moldear. Las piezas resultantes eran utilizadas para la decoración de iglesias como la que se realizó en los mosaicos de la Catedral de San Vito.

En el Renacimiento se convirtió en la decoración de castillos favorita de los Habsburgo y es que por esa época los maestros cristaleros utilizaban puntas de diamantes para darles forma a las creaciones y comenzaron a utilizar elementos químicos que les permitían cambiar los colores a los cristales.

En época de Rodolfo II de Habsburgo, sobre el siglo XVII, se ideó una nueva técnica denominada “Tiefschnitt” o corte profundo que consistía en el vidriado y grabado del cristal de Bohemia mezclando bronce y cobre con el vidrio. Su creador fue Caspar Lehmann, que se convirtió en una figura fundamental en el grabado de la época.

En 1870 y gracias a los avances en el ferrocarril, los maestros vidrieros pudieron beneficiarse del uso del carbón. Esto junto con los avances tecnológicos en su fabricación y la innovación en grabado, hizo al cristal de Bohemia el elemento decorativo más demandado y su expansión fue inmediata hasta el parón de la II Guerra Mundial.

Cristal de Bohemia

Las obras realizadas en cristal de Bohemia tienen un acabado perfecto con una pureza y una calidad excepcional y un precio más que asequible. Su transparencia y su brillo son lo más característico siendo los artículos más demandados los candelabros, las copas y los vasos, las lámparas y las botellas.

El estilo de las obras realizadas, normalmente, suele ser sencillo, elegante y simple, aunque, dependiendo del momento, han llegado a ser extravagantes, sobre todo en el Art Nouveau.

Están sopladas y grabadas a mano, una a una, y los colores más característicos son azul turquesa, rosa y amarillo, aunque lo normal es que sean incoloros. Deben contener un mínimo de 24% de óxido de plomo y sin impurezas.

Fama

Su fama fue muy elevada en el siglo XVI y ninguna familia de alta alcurnia que se preciara podía privarse de poseer numerosos objetos decorativos de cristal de Bohemia: candelabros, apliques, lámparas de araña de estilos fantásticos, centros de mesa, jarrones, figuras de tamaños y motivos variadísimos, copas, vasos, botellas, frascos, bomboneras, jaboneras, joyas y cientos de objetos que fusionan vidrio e imaginación.

Bombonera de cristal de Bohemia en subastas Darley

Bombonera de cristal de Bohemia en subastas Darley

Actualmente siguen produciéndose grandes obras de cristal de Bohemia, más de 1 millón y medio de toneladas de vidrio de gran calidad que han ido esquivando a la competencia china y que dan clara señal de que la calidad siempre gana.

Joan Miró

Biografía

Joan Miró nació en Barcelona en el año 1893 hijo de un orfebre y relojero y la hija de un mallorquín. A lo largo de su vida fue escultor, pintor, ceramista y grabador y ha sido considerado uno de los máximos representantes del surrealismo del mundo.

Estudios

Estudió comercio por influencia de su padre pero tras muchas conversaciones se apuntó a la escuela de La Lonja en las clases nocturnas. Con diecisiete años entró a trabajar como empleado de una droguería pero problemas de salud le hicieron retirarse al pueblo durante 2 años, tiempo suficiente para que a la vuelta se planteara dedicar su vida, exclusivamente, a la pintura. Así que estudió en la Academia de arte de Francesc d’Assís Galí y en el Círculo Artístico de Sant Lluc donde conoció a Josep Francesc Ràfols, Sebastià Gasch, Enric Cristòfor Ricart y Josep Llorens i Artigas, formando con todos ellos el grupo artístico Agrupación Courbet.

Se casó en 1929 con Pilar Juncosa y se instaló con ella en París donde tenía su taller. Tuvieron una única hija, Dolors. Años después volvió a Barcelona pero cuando estalló la Guerra Civil Española en 1936 decidió quedarse en París hasta que la Segunda Guerra Mundial les puso en un compromiso y tras un tiempo decidieron volver a Barcelona y más adelante a Mallorca. Volvió a Barcelona en 1942 y ya no se movería más.

Surrealismo

En el surrealismo encontró los que necesitaba su arte: lo onírico mezclado con lo inconsciente y con el Carnaval del Arlequín da pleno inicio a su etapa surrealista en un momento de su vida en el que vivía con una gran penuria. Según sus propias palabras:

“Intenté plasmar las alucinaciones que me producía el hambre que pasaba. No es que pintara lo que veía en sueños, como decían entonces Breton y los suyos, sino que el hambre me provocaba una manera de tránsito parecido al que experimentaban los orientales.”

Otras artes

Trabajó también como ilustrador para el libro Gertrudis de J.V. Foix; viajó por los Países Bajos y Bélgica empapándose de los grandes maestros lo que le sirvió para que años más tarde rompiera definitivamente con el surrealismo adentrándose en el mundo del collage y la escultura.

Sobre 1944 colaboró con su amigo Josep Llorens i Artigas en la elaboración de cerámicas de distintas composiciones y consiguió en encargo de dos murales cerámicos para la sede de la Unesco ubicado en París, de 3 x 15 metros y 3 x 7,5 metros, que fueron inaugurados en 1958. A partir de ahí, el trabajo de ceramista le llovía y son muchas las obras que existen de él a lo largo del mundo.

Mientras tanto también se dedicó a la escultura que luego fundía en bronce. Le gustaba jugar con los volúmenes llegando a crear objetos totalmente inidentificables.

Murió el 25 de diciembre de 1983 en su casa de Palma de Mallorca tras haber dejado su inconfundible huella en este mundo.

Juan Gris, el pintor del cubismo

Biografía

Juan Gris es el pseudónimo de uno de los artistas más relevantes de nuestro arte. Realmente se llamaba José Victoriano González-Pérez. Nacido en Madrid en el año 1887 en una familia acomodada estudió en la Escuela de Artes y Manufacturas de Madrid.

Trabajó en su juventud como ilustrado en Madrid Cómico y Blanco y Negro y alguna obra de Manuel Machado mientras estudiaba en la Escuela de San Fernando.

En el año 1906 se mudó a Paris para evitar la milicia donde conoció a Picasso y Braque. Como quería empaparse del arte francés del momento, durante su estancia en la capital francesa se alojó en un hotel, el Bateau-Lavoir, en el barrio de Montmartre.

Obra

Fue uno de los grandes maestros del cubismo español. Sus primeros intentos fueron cuando dejó su labor de ilustrador allá por 1910 aunque de esa época prácticamente no se conserva nada. Años después perfeccionó la técnica del papier collé, que consistía en hacer recortes de papel y cartón y pegarlos al lienzo combinado con el óleo.

Durante su vida no obtuvo ningún reconocimiento en España por sus obras cubistas y, prácticamente, hasta décadas después de su fallecimiento en Francia en 1927, su arte no fue expuesto como debía. Hasta el final de su vida, continúa ilustrando dibujos y grabados en publicaciones de vanguardia y exponiendo en las mejores galerías.

El Museo Reina Sofía, el Thyssen-Bornemisza o la Academia de San Fernando acogen la mayoría de sus obras y que desde luego merece la pena ser visitado.