Fray Bartolomeo

Fray Bartolomeo nació el 28 de marzo de 1472. Su nombre real era Baccio della Porta hasta que ingresó en la Orden de los Dominicos en el año 1500.

Considerado uno de los grandes artistas del Renacimiento, nació en la localidad de Savignano di Prato, muy cerca de Florencia. Gracias al apadrinamiento de Benedetto da Maiano entró en el taller de Cosimo Rosselli como aprendiz hasta que conoció la obra de Leonardo Da Vinci y decidió dejarlo para colaborar con Mariotto Albertinelli.

Durante esa época pintó su famoso retrato de Fray Girolamo Savonarola que hoy en día se encuentra en el Museo Nacional de San Marco en Florencia y el fresco del Juicio universal que realizó por encargo para el Hospital de Santa María Nuova.

El 26 de julio del año 1500 se convierte en fraile dominicano cambiando su nombre por Fray Bartolomeo y abandonando la pintura durante unos años hasta que le pidieron que se hiciera cargo del taller del monasterio de San Marco. Durante esa etapa realizó la obra de La Visión de San Marco. Conoció a Rafael en una de sus visitas a Florencia teniendo la oportunidad de aprender de él la utilización de la perspectiva. Su amistad llegó al punto de que Rafael terminó dos obras del monje.

Después pintó Dios Padre, Santa María Magdalena y Santa Catherine de Siena, el retablo de Madonna y el niño con los santos y el retablo de la Sala del Consiglio de Florencia durante una estancia que estuvo en Venecia.

En 1513, Fray Bartolomeo, viajó a Roma para pintar Pedro y Pablo, San Marcos Evangelista y el Banquete de Venus (encargo del duque Alfonso I de Este de Ferrara), entre otras.

Al término, regresó a Florencia, donde falleció en el año 1517.

La calidad de las obras de Fray Bartolomeo es indiscutible consiguiendo darle a las mismas la luz y sombra, el color y el trazo justo para sus admirables figuras que recreaban la anatomía humana a la perfección, siendo de los primeros artistas que utilizó maniquíes articulados para intentar recrear, de la manera más fehaciente posible, los movimientos y articulaciones humanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *