Murillo

Biografía

Su nombre completo era Bartolomé Esteban Murillo nacido en Sevilla en 1617 y fallecido en 1682. Fue el último de los catorce hijos que tuvieron el barbero Gaspar Esteban y María Pérez Murillo.

Se quedó huérfano a los 9 años y una de sus hermanas, Ana, se hizo cargo de él. Aunque poco se sabe de su infancia, parece ser que se formó en el taller de Juan del Castillo, pariente de su madre y pintor discreto que influenció en las primeras obras de Murillo.

Fue miembro de la Hermandad de la Caridad, la Cofradía del Rosario y la Orden Tercera de San Francisco.

Se casó con Beatriz Cabrera en 1645 y tuvieron nueve hijos, de los cuales sólo cinco sobrevivieron hasta la edad adulta.

Fue uno de los grandes pintores españoles del Barroco que basó su obra en la temática religiosa dándola una sensibilidad que se anticipaba al Rococó.

El Pintor

Su primera obra importante fue después de su boda y consistió en la elaboración de los once lienzos del claustro del convento de San Francisco de Sevilla en los que invirtió tres años y cuya temática se centró en historias de la orden franciscana, haciendo hincapié en la oración y la vida contemplativa, la alegría franciscana o el amor al prójimo.

Fue uno de los trabajos de mayor envergadura que realizó a lo largo de su vida ya que luego se centró en imágenes de gran devoción, encargos, sobre todo, de eclesiásticos. Además, su estilo va cambiando de la oscuridad zurbaranesca a un claroscuro con mayor movilidad. De esta época son obras como la Sagrada Familia del pajarito o la Huida a Egipto.

Murillo fundó una academia de dibujo en Sevilla para que sus alumnos pudieran perfeccionarse en dibujo anatómico con modelos vivos. Durante esa época pintó alguna de sus obras más significativas como el Nacimiento de la Virgen que está pintado en la sobrepuerta de la Capilla de la Concepción Grande de la catedral sevillana.

Llegó después una mala época para el arte ya que la hambruna y un terremoto diezmaron los recursos de la Iglesia. De todas formas, Murillo nunca se quedó sin trabajo ya que sus amigos extranjeros y algunos amigos de las altas esferas de la Iglesia le seguían haciendo encargos como Las bodas de Caná.

Su muerte acaeció en el trabajo. Estaba realizando un encargo en un convento gaditano, en concreto los Desposorios de Santa Catalina, cuando se cayó del andamio, lo que le produjo la hernia que acabó con su vida y su arte. Murió el 3 de abril de 1682.

Su pintura sosegada y amable fue inspiración de muchos artistas barrocos del siglo XVII, sobre todo en la pintura sevillana. Muchos fueron sus discípulos, entre los que destaca Francisco Meneses Osorio, quien completó alguno de sus trabajos inacabados.

Sus obras son un reflejo de su personalidad inteligente, serena, amable y con unos grandes ideales religiosos que supo plasmar a la perfección en sus cuadros, repartidos por todo el mundo y por los museos más importantes como el Museo del Louvre, Museo del Prado, Museo de Bellas Artes de Sevilla, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *