Picasso

Dentro de unos días, el 25 de octubre, se cumplen 134 años del nacimiento de uno de los genios de la pintura mundial, Pablo Ruíz Picasso.

91 años prolíficos en los que Picasso se convirtió en el pintor del cubismo por excelencia. Más de 2.000 obras entre dibujos, esculturas, cerámicas, grabados, ilustraciones y montajes teatrales avalan su labor prolífica y su gran interés por aprender y crear.

Nació en el número 15 de la Plaza de la Merced de Málaga.

Su nombre completo es Pablo Diego José Francisco de Paula Juan Nepomuceno Cipriano de la Santísima Trinidad Ruiz Picasso (según su certificado de nacimiento) o Pablo Diego José Francisco de Paula Juan Nepomuceno María de los Remedios Crispiniano de la Santísima Trinidad Ruiz y Picasso (según su partida de bautismo).

Fue el primer hijo de una familia burguesa compuesta por José Ruíz y Blasco, profesor de dibujo en la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo, y María Picasso López y tuvo 2 hermanas, Dolores y Concepción.

Sus dotes artísticas no tardaron en salir a la luz y con tan sólo 8 años y a ayuda de su padre pintó El picador amarillo, obra de la que nunca se separaría.

Un par de años después, la familia tuvo que trasladarse a La Coruña por temas laborales, lo que no gustó mucho a Picasso quien decía que “Ni Málaga, ni toros, ni amigos, ni nada de nada” pero allí fue donde realizó su primera exposición con tan sólo 13 años.

En 1895 falleció su hermana Concepción y se volvieron a trasladar por motivos de trabajo, en esta ocasión a Barcelona, donde Picasso ingresó en la Escuela de la Lonja a los 14 años. Picasso decía de sí mismo: “A diferencia de la música, no hay niños prodigios en la pintura. Lo que la gente percibe como genio prematuro es el genio de la infancia. No desaparece gradualmente a medida que envejece. Es posible que ese niño se convierta en un verdadero pintor un día, quizás incluso un gran pintor. Pero tendría que empezar desde el principio. Por lo tanto, por lo que a mí respecta, yo no era un genio. Mis primeros dibujos nunca se han mostrado en una exposición de dibujos infantiles. Me faltaba la torpeza de un niño, su ingenuidad. He hecho dibujos académicos a la edad de siete años, con una precisión de la que me asusto.”

En Barcelona pasó varios años de su vida con algunas escapadas a Málaga antes de trasladarse a Madrid a estudiar en la Academia de San Fernando donde además aprovechó para hacer varias visitas al Museo del Prado para estudiar las obras del Greco.

En 1899 regresó a Barcelona donde hizo amistad con la bohemia modernista de la zona y donde entró en contacto con el pensamiento anarquista que se estaba implantando en Barcelona. Un año después iría a París a ver la Exposición Universal donde se empapó de los grandes artistas impresionistas como Toulouse-Lautrec y conoció al que sería su marchante de obras, Pere Mañach. En esa época y a raíz del suicidio de su amigo Carlos Casagemas, comienza con lo que se ha denominado su etapa azul, dominada por azules y negros y con temática pesimista.

En 1904 se traslada definitivamente a vivir a París donde formó parte de un círculo de artistas de Montmartre y Montparnasse (André Bretón, Guillaume Apollinaire o Gertrude Stein). Aquello parece que le cambió su concepción de ver la vida porque fue entonces cuando dio paso a su etapa rosa a la que pertenece Las señoritas de Avignon y a sus primeros cuadros cubistas.

Allí conoció al primer amor de su vida Fernande Olivier, la cual fue su fuente de inspiración hasta su ruptura en 1912.

En su estancia en Roma en 1917 se enamoró de la que sería su esposa la bailarina rusa Olga Khokhlova con quien volvió una temporada a España y explotó su etapa o periodo duquesa.

El 4 de febrero de 1921 nació su primer hijo, Pablo y se trasladó a Fontainebleau donde tuvo una época muy prolífica con cuadros como Madre e hijo en la orilla del mar o Músicos con máscaras.

Fue esa una época muy feliz en su vida en la que disfrutaba de su mujer e hijo y en la que la crítica alababa sus obras. Quizás eso le animó a unirse a una nueva corriente artística, el surrealismo.

Durante su matrimonio con Olga, conoció a Marie-Thérèse, quien sería su principal inspiración para las sensuales y sugestivas figuras femeninas de sus obras a partir de entonces. Con ella tuvo a su hija Maya.

A partir de 1931 comenzó su incursión en la escultura con obras como Monumento a Apollinaire, Busto de un hombre barbado o Busto de mujer. Y al comienzo de la Guerra Civil Española, fue nombrado director de Museo del Prado.

En el año 1937 se le pidió que colaborara en la creación de un mural para la Exposición Internacional de Paris y él se inspiró en el brutal bombardeo de la localidad de Guernica, lo que originó una de sus mejores obras: Guernica.

Durante ese tiempo tuvo relaciones con la fotógrafa y artista Dora Maar hasta que Picasso se cansó de su carácter y se fue a vivir con Françoise con quien tuvo a Claude y a Paloma. Aunque la felicidad no duró mucho y ya al final de su vida se casó con Jacqueline.

En 1973 murió debido a un edema pulmonar, en su casa de Mougins (Francia).

Su obra ha sido una de las más importantes, ahondando en diferentes temáticas y tocando varias corrientes artísticas. Pero su obra es única e irrepetible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *