Archivo de la etiqueta: China

Arte budista en China

Arte budista en China

Hoy ahondamos en el Arte budista en China que supuso un cambio importante en el ámbito religioso, arquitectónico y artístico de la China del siglo VIII.

El Budismo

El budismo llegó a la región de China en el siglo I y posteriormente en el siglo VIII conviviendo con el taoísmo y el legalismo confuciano. Llegó a través de la Ruta de la Seda con los monjes que la recorrían que establecieron varios lugares de culto a lo largo del camino. Gracias a ello hubo una fusión con la concepción del arte que estaba en ese momento, lo que originó que se realizaran auténticas obras de arte que, a día de hoy, aún podemos contemplar.

Arte budista

Mogao, Yuling y Qianfodong (Mil Budas del Oeste) son claros ejemplos de este arte budista que poco a poco se fue imponiendo en China y que tiene su máxima representación en las esculturas budistas. La ornamentación de las mismas, en grutas, se compone de pinturas murales, en seda y papel y estatuas en arcilla.

Las esculturas de aquella zona son de una gran calidad artística compuestas por representaciones de Buda y bodhisatvas.

Arquitectura

En cuanto a la arquitectura, la máxima expresión budista en China vino de la mano de las grutas, los monasterios y las pagodas, sobre todo de las dos últimas. Gracias a donaciones de particulares, nobles y del propio ejército, los budistas realizaron edificaciones magníficas en las que se integraban la religiosidad con el estudio y la custodia de las escrituras sagradas.

Piedra arenisca, madera y arcilla fueron los elementos utilizados para la realización de estas edificaciones que, por ello, se perdieron en el tiempo y cuyos supervivientes han tenido que ser restaurados en varias ocasiones, por lo que muchas de ellas ya no poseen la esencia de sus orígenes.

La mayoría de esas construcciones eran utilizadas como santuarios budistas que acogían a miles de peregrinos de todas partes y que hizo acopio de cientos de murales para expresar las bases del budismo y ofrecer una visión de su fe a todo aquel que se acercara.

Conclusión

Como en tantas civilizaciones antiguas, la fe extranjera que se impuso en China contribuyó a que el arte se desarrollara con nuevas técnicas pictóricas y escultóricas que cambiaron, de manera radical, la concepción del mismo que hasta ese momento existía.

Gracias a ello, la influencia de la llegada del budismo nos ayuda a comprender cómo funcionaron los procesos intelectuales de las gentes de la zona y cómo se abrió una nueva era de cultura, mucho más variada y rica que en épocas anteriores.

La Cerámica China

Artesanalmente, si por una cosa es conocida China, es por su cerámica y porcelana.

Jarrón antiguo de cerámica blanca

Jarrón antiguo de cerámica blanca

Orígenes

Los orígenes de la alfarería vienen dados por casi todas las culturas hace unos 6.000 años A.C. si bien la artesanía china se remonta a antes del 2.000 A.C. en la era de bronce. Aunque no será hasta que, bajo el mandato de la dinastía Tang, se produjo el intercambio con otras culturas tanto de materiales como de influencias culturales, cuando realmente empiece a trabajarse a fondo en esta artesanía.

La típica cerámica china con las piezas pintadas en azul se empezará a dar con la dinastía Ying al igual que la característica única de cocer la cerámica a más de 1200 grados, consiguiendo así una dureza del material nunca antes vista.

Jarrón en forma de Calabaza

Jarrón en forma de Calabaza

Independientemente de las guerras sufridas, los cambios de dinastías y el paso del tiempo, el secreto y la artesanía de la cerámica china siguieron estando en su poder, alcanzando a mediados del siglo XV a toda la civilización conocida.

Copa de cerámica

Copa de cerámica

La Cerámica china

Dentro de lo que es la cerámica china podemos agrupar los objetos de porcelana, terracota o gres, ya que lo único que las diferencia es la composición de su base y la forma en la que se ha elaborado (cocción, atmósfera…).

Lo más hermoso de la cerámica china es la forma. Sus curvas, que pueden ser elegantes, primitivas, rústicas, alegres… Los diseños y los colores que se han utilizado desde los orígenes les han conferido la esencia que les hacía falta para brillar por sí mismas. Los más famosos son los azules y blancos aunque ya desde muy antiguo los rojos han sido muy llamativos y admirados.

Tibor Chino antiguo

Tibor Chino antiguo

Tetera de cerámica Dinastía Ching

Tetera de cerámica Dinastía Ching

La Cerámica china hoy

Hoy en día, sigue siendo un lujo poseer una de estas magníficas piezas. Tanto por su técnica como por sus preciosos y elaborados dibujos, tener en nuestro catálogo ciertas piezas de cerámica china antigua nos hace sentir portadores de un pedazo de la historia de una civilización que, aunque aún con necesidad de modernidad, ha sabido adaptarse a los tiempos que vivimos.

Entrar en Subastas Darley descubrir otro trocito del arte chino.

Chu Teh Chun

Chu Teh Chun es uno de los pintores chinos con más éxito. De hecho, en el 2012, vendió uno de sus cuadros por un valor de más de 7 millones de dólares.

Nacido en 1920 en Jiangsu Province, su inclinación artística le viene desde la cuna, ya que su familia estaba compuesta por doctores y coleccionistas de pintura china. Comenzó a estudiar arte a los 15 años en la Academia de Bellas Artes de Hangzhou y acabó siendo profesor en la Universidad Nacional Central de Nanking.

En 1949 se trasladó a vivir a Taiwán, convirtiéndose en profesor de Arte de la Universidad Nacional. En 1955 se trasladó a París para aprender de los mejores y comenzó a exponer en la ciudad de las luces. Y en 1997, fue el primer artista chino elegido para pertenecer como miembro a la prestigiosa Academia de las Artes y las Letras de Paris.

Su objetivo artístico desde entonces ha sido el de conseguir unir el arte oriental con el occidental aunque sin abandonar sus raíces artísticas chinas, lo que le confiere esa exclusividad.

Sus obras, abstractas prácticamente todas, son paisajes chinos, muy poéticos, que en vez de mostrar, sugieren rocas, cataratas, montañas, nubes de colores… permitiendo que el espectador sienta lo que hay en cada obra.

Su obra desprende energía y vitalidad teniendo pareciendo tener vida propia. Son increíbles composiciones que entremezclan el estilo romántico y el abstracto para darle a las obras una significación especial.

Gracias a la apertura de la China continental al mundo exterior, hoy en día, Chu Teh Chun es conocido y grandemente alabado en su tierra, donde ha realizado innumerables exposiciones.

ACUARELAS CHINAS

Muchas son las técnicas artísticas que ha cultivado la cultura china a lo largo de su historia y, en este post, ya hemos hablado de alguna de ellas. Hoy lo vamos a hacer de, quizás, una de las más bellas: la acuarela china.

Esta técnica data de la Dinastía Tang, entre los años 618 – 907, que es cuando se comenzó a utilizar la tinta china diluida en agua.

Lo más normal para aplicar esta técnica en la tradición china es utilizar la tinta china y el papel de arroz o papel Xuan (sacado de la madera de un pino). Puede haber muchas otras modalidades pero la base siempre se la misma.

Los colores que se suelen utilizar son colores transparentes, lo que le confiere más brillo y soltura. Y en la temática empleada suelen destacar, sobre todo, los paisajes de China queriendo honrar el amor que tiene el pueblo chino hacia la naturaleza.

Las acuarelas chinas se suelen diferenciar en dos tipos: las que sólo utilizan la tinta china para su elaboración y las que utilizan más tipos de tinta para obtener distintos tonos de color.

Las formas en las que se pueden presentar varían dependiendo de su finalidad. Nos podemos encontrar con abanicos (shan mian), telas de seda (juan zhou) o biombos (ping feng)

Realmente unas auténticas bellezas para recrearnos la vista.

OBJETOS DE CLOISONNÉ

Hoy os hablamos de una antigua técnica para decorar objetos mediante el esmalte vidriado, las incrustaciones de piedras preciosas, vidrio y otros materiales: los objetos de Cloisonné.

Principalmente se utilizaba para decorar joyas, armas u objetos decorativos aunque más tarde se utilizó para decorar vasos y grandes contenedores y, aunque es una técnica muy antigua, aún hoy se sigue utilizando para decorar todo tipo de objetos.

Su técnica es muy laboriosa y podría decirse que es un trabajo de “chinos” ya que es esquemático, repetitivo, complicado y muy detallista.

La técnica consiste en agregar compartimentos con la forma deseada al objeto soldándolos para que sirvan de separación entre ellos. Después se pinta el interior con los esmaltes de diversos colores y se cuece el objeto para que el esmalte se adhiera. Este proceso se debe repetir en unas 5 ocasiones para que quede totalmente impregnado.

Esta antigua técnica llegó a China en los siglos XIII – XIV llegando hasta nuestros días. Y aunque, al principio, no estuvo bien acogida entre los artesanos chinos enseguida se comprobó que tenía mucho éxito y ha llegado a ser el más conocido y difundido.

Las piezas más antiguas de las que tenemos conocimiento pertenecen al reinado del emperador Xuande (1425 – 1435) y las más elaboradas y preciadas corresponden a la dinastía Ming.

La calidad de los objetos decayó en el siglo XIX al empezar a utilizar materiales más livianos como el cobre.

Unas auténticas obras de arte dignas de cualquier coleccionista de arte y antigüedades chinas que se precie.