Archivo de la etiqueta: Dinastía Tang

El Arte Oriental

El Arte Oriental

El Arte Oriental, elegante, sencillo y desconocido hasta hace relativamente poco es tan complejo como el occidental y tuvo una gran importancia en su civilización.

De una sensibilidad refinada, cada trazo y cada escritura, pictograma, dibujo, etc. tienen formas equilibradas y rítmicas que se convirtiendo en algo impresionante y que aprovecha todos los sentidos para darle una repercusión más allá del meramente visual.

Además, todo su arte tiene una simbología compleja que sabe aunar lo tradicional con lo moderno sin dejar de lado todas las preocupaciones que esta maravillosa civilización ha dejado en herencia a las generaciones actuales.

No dejemos de pensar que se trata de un arte que nació junto con la historia en sí. De hecho, se han encontrado las primeras muestras de ello en diversos soportes como la piedra o los huesos de animales. Arte simple que representaba lo cotidiano, se convirtió en algo totalmente diferente cuando se inventó la caligrafía, que le confirió la sofisticación que ha llegado a nuestros días.

Temática y estilos

Su temática siempre ha estado más encauzada a elevar lo natural, la esencia de las cosas, y yin y el yan sin darle tanta importancia al ser humano más que para representar algo episódico que permita dar una enseñanza moral o filosófica.

Sus principales estilos han sido dos:

  • El Pincel fino, prácticamente decorativo, muy meticuloso.
  • El Pincel libre, más espontáneo y descuidado.

Podemos afirmar, sin ninguna duda, que el Arte Oriental está totalmente alejado del occidental ya que sus motivaciones son distintas debido a la diferencia de creencias, tradiciones e historia.

Características

Sus obras están llenas de paisajes que representan la forma más poética de su arte. Su originalidad en la mezcla de texto y pintura es única y le da un sentido que va más allá del arte queriendo transmitir sensaciones y pensamientos universales a la hora de percibir la naturaleza.

Para ello utilizan casi exclusivamente la tinta china a través de varias técnicas. Esto permite mostrar la monumentalidad de los paisajes y los fenómenos naturales que los acompañan.

Claro ejemplo de este estilo artístico es la obra de Jing Hao, pintor de la Dinastía Tang pincelada y sus categorías.

  • El Jing. Necesidad del artista de expresar los cambios.
  • El Bi. Habilidad con el pincel
  • El Mo. Habilidad con la tinta.

Los materiales que utilizaban para realizar sus obras eran de lo más básico y se consideraban casi símbolos. Se les llama los cuatro tesoros:

  • El Pincel. Antiguamente se elaboraban con marfil, jade, oro…hoy en día están elaborados con plástico o bambú.
  • La Tinta.
  • Los Tinteros.
  • El Papel.

La búsqueda del ritmo, la espontaneidad y la expresividad basados en el trazo y en la abstracción de una idea y concepto que les confiere el uso de la palabra han sido los determinantes de un arte que, a día de hoy, está teniendo la aceptación e importancia que durante tanto tiempo se le ha negado.

EL THANGKA

El Thangka se podría considerar un tapiz ya que es una tela, normalmente de seda, que ha sido pintada y que suele colgarse en los monasterios budistas o en altares familiares.

Etimológicamente, su traducción literal es “pintura realizada sobre una superficie plana. Y su origen es nepalí.

Las primeras que se realizaron están datadas en el siglo XI d.C. y comenzó cuando los budistas las empezaron a utilizar para sus ilustraciones de deidades. Según la historia fue exportada al Tíbet por la princesa nepalí, Bhrikuti, en sus nupcias con el gobernante tibetano Sron Tsan Gampo.

A partir del siglo XIII d. C. los artesanos nepalíes fueron trasladados a la corte China ante la demanda de thangkas de aquel momento. Y es que este tipo de pintura era utilizado por los budistas para realizar sus meditaciones. Además, la facilidad de su traslado de un lugar a otro, ya que se podían enrollar, permitió una proliferación de este arte, considerado uno de los mejores del Tíbet.

Su elaboración es muy es espiritual y nada se deja al azar.

Lo primero que se hace es elegir la tela en la que se va a realizar, ya sea lino, algodón o seda. Después se cosen los bordes de la tela, se sujeta con un marco de madera y se cubre con un pegamento especial que permitirá el alisado de la misma.

Cuando ha pasado un poco de tiempo y el pegamento se ha secado, se inicia el dibujo con carboncillo empezando del centro hacia los lados y se termina pintándolo con un pincel y adornos de seda.

El resultado es asombroso.

Su temática, al estar realizadas por monjes en su mayoría, es puramente budista y como tal debe de seguir unas directrices muy estrictas y tiene que ser elaborada por alguien que haya estudiado, observado y memorizado la temática budista de una manera muy intensa.

Dependiendo de los materiales utilizados y de las técnicas empleadas en su elaboración, los thangkas pueden diferenciarse en:

            Tson-Tang; están pintados con colores y son los más comunes.

            Go-Tang; realizado con apliques.

            Tsem-Thang; son los que están bordados.

            Nagtang; tienen el fondo negro.

            Mar-Tang; tienen el fondo rojo.

Sus medidas pueden ir desde las más pequeñas, de unos 45 y 75 centímetros de alto y ancho, a los más grandes de 18 metros de ancho y 6 de alto.

En Subastas Darley, ahora mismo, tenemos una pieza realmente preciosa de un Thangka tibetano que representa las enseñanzas de Abhidharma, estudios doctrinales de las enseñanzas del Buda.

ACUARELAS CHINAS

Muchas son las técnicas artísticas que ha cultivado la cultura china a lo largo de su historia y, en este post, ya hemos hablado de alguna de ellas. Hoy lo vamos a hacer de, quizás, una de las más bellas: la acuarela china.

Esta técnica data de la Dinastía Tang, entre los años 618 – 907, que es cuando se comenzó a utilizar la tinta china diluida en agua.

Lo más normal para aplicar esta técnica en la tradición china es utilizar la tinta china y el papel de arroz o papel Xuan (sacado de la madera de un pino). Puede haber muchas otras modalidades pero la base siempre se la misma.

Los colores que se suelen utilizar son colores transparentes, lo que le confiere más brillo y soltura. Y en la temática empleada suelen destacar, sobre todo, los paisajes de China queriendo honrar el amor que tiene el pueblo chino hacia la naturaleza.

Las acuarelas chinas se suelen diferenciar en dos tipos: las que sólo utilizan la tinta china para su elaboración y las que utilizan más tipos de tinta para obtener distintos tonos de color.

Las formas en las que se pueden presentar varían dependiendo de su finalidad. Nos podemos encontrar con abanicos (shan mian), telas de seda (juan zhou) o biombos (ping feng)

Realmente unas auténticas bellezas para recrearnos la vista.