Archivo de la etiqueta: José de Ribera

José de Ribera y Cucó

Biografía

José de Ribera y Cucó, también conocido como El Españoleto, nació en Setabense, una localidad de Játiva, allá por el año 1591.

Aunque toda la vida de José de Ribera está envuelta en leyendas y falsos datos, podemos decir que la práctica totalidad de su vida la pasó en Italia, mayoritariamente, en Nápoles. Se sabe que su infancia transcurrió en esa pequeña localidad, que fue hijo de Simón de Ribera, zapatero de profesión, y de Margarita Cucó y que parece que tuvo un hermano llamado Juan, también pintor aunque sin fama alguna.

Parece ser que inició sus estudios artísticos con Francisco Ribalta, aunque es algo harto difícil de corroborar ya que no existe obra suya de esa época. Impulsado por su ansia de seguir las huellas de Caravaggio, marchó a Italia, en concreto a Nápoles, virreinato español. Nunca regresó a España. Según sus propias palabras: “Mi gran deseo es volver a España, pero hombres sabios me han dicho que allí se pierde el respeto a los artistas cuando están presentes, pues España es madre amantísima para los forasteros y madrastra cruel para sus hijos”.

Ya en Nápoles entró a formar parte, durante un breve período de tiempo, del taller de Gian Bernardo Azzolino, con cuya hija se deposó. Fue Pintor de la Corte del Virrey de Nápoles, el duque de Alcalá y el Papa Inocencio X le nombró Caballero de la Orden de Cristo.

Su muerte está rodeada de incógnitas. Lo que sí se sabe es que fue a causa de una enfermedad y que su cuerpo está sepultado en la Iglesia de Santa María del Parto en el barrio de Mergellina en Nápoles.

El Artista

Gracias a los numerosos encargos que se le realizaban desde España, el Museo del Prado cuenta en estos momentos con más 40 obras suyas.

A José de Ribera se le ha considerado el punto de arranque del naturalismo de España y su pintura tiene marcadas influencias del tenebrismo de Caravaggio aunque en su madurez artística se dejó llevar por los maestros venecianos y su inclusión del color y por Van Dyck. Contribuyó a la gesta de la escuela napolitana y fue influencia de Velázquez y Murillo.

La mayoría de su temática se centra en la religión aunque también realizó obras filosóficas, mitológicas, paisajes y retratos.

Su Obra

Algunas de sus obras son:

San Andrés (1630). Se encuentra en el Museo del Prado en Madrid. Se representa al santo ante un fondo oscuro abrazando la cruz de su martirio y con un grueso anzuelo en la mano, al que está sujeto un pez. Este detalle alude al oficio de pescador. Aparece con el torso al descubierto y se ve a la figura iluminada desde la izquierda. Al representar esta figura aislada con sencillez y sentido realista, el pintor crea una imagen de profundo impacto emotivo.

La mujer barbuda (1631). El lienzo se encontraba hasta hace unos años en el Hospital Tavera de Toledo (Fundación Casa Ducal de Medinaceli) y actualmente está depositado en el Museo del Prado. Es uno de los cuadros más insólitos de la pintura europea del siglo XVII, ya que refleja a la mujer con un aspecto masculino por sufrir hirsutismo. En la obra aflora el drama psicológico de la mujer transformada en hombre y la resignación del marido.

El lisiado o El patizambo (1642). Este lienzo se encuentra en el Museo de Louvre en París. El cuadro representa a un joven mendigo con aspecto humilde. Ribera muestra la figura del lisiado de manera casi monumental, con tonos casi monocromos y una estructura compositiva simple. Muchos detalles son realistas, por ejemplo, el pie deforme. Este lienzo es fiel testimonio de una crítica a la cultura científica y a la miseria humana.

Su obra ha sido una de las más influyentes de Europa a lo largo de la historia de la pintura. Su intensidad en el trazado hizo decir de él a Lord Byron que era un pintor que pintaba con la sangre de los Santos, y es que, en la mayoría de sus obras, el realismo es increíble.